martes, 8 de julio de 2014

Aprende a coser, aprende a enseñar

Los cursos de El Descosío (tienda de máquinas Alfa de toda la vida y actual espacio acogedor y polivalente-costuril)  me han tenido tan ocupada que no he tenido tiempo de volver a hablaros de ello.

El jueves pasado hicimos una sencillísima funda de cojín con unas lonetas de vichy en diversos colores con las que nuestras alumnas se fueron contentísimas a casa (ver foto)


Pasamos un rato estupendo conociendo el funcionamiento básico de la máquina de coser, cogiendo alfileres, practicando un pespunte recto, asegurando y rematando las costuras y adornando un poco con puntadas decorativas.



Estoy muy satisfecha de los resultados, poder acabar un proyecto (por pequeño que sea) en dos horas cuando muchas ni habían tocado una máquina de coser me parece todo un reto.
Y si ellas aprendieron a coser, yo estoy aprendiendo a enseñar. Para mí no es algo vocacional, he de decirlo, siempre he tenido más bien alergia a la docencia no porque no la valore sino más bien por todo lo contrario, respeto muchísimo a los que se dedican a ello... sólo es que considero que no es "lo mío" ... al menos hasta ahora lo pensaba jejeje.



Enseñar a los demás lo que uno hace todos los días casi por inercia, lo que ama casi con locura es extraño y difícil , pero gratificante ... mucho!

Una de las alumnas me mandó esta foto cuando rellenó su cojín en casa, supercontenta y agradecida
:)



Los cursos que estoy impartiendo no pretenden formar expertas costureras (pues yo misma no lo soy) sino más bien, poner al alcance de todos el arte, la paciencia y la gran satisfacción que es la costura. Siempre recomiendo altas dosis de paciencia y ningún tipo de prisa , el tiempo y la dedicación harán el resto.

Mañana tenemos el último curso del verano (creo) ya que la ciudad se vacía y las altas temperaturas en Murcia nos confinan en nuestros hogares acondicionados. Tras un acercamiento a la máquina, como hacemos siempre, nos embarcaremos en la emocionante tarea de confeccionar unos coloridos banderines de tela cosidos a una cinta para colgarlos. Es una muy buena excusa para pasar dos horas con las manos ocupadas, alejadas del móvil y de los estreses diarios. Si te animas, aún queda alguna plaza, lo pasaremos bien.(información de contacto en el cartel)


No hay comentarios: